google-site-verification=fT9P_U8116Bjoyp_s0vr2TgwRlX3M_-vTCC7MmnYN4w
 

Miedo al Parkinson

En mi última sesión de terapia mi psicóloga me encomendó la tarea de hacer un diario del dolor. Me pareció particularmente peculiar porque nunca había escuchado de algo así. Me explicó que la idea era ir tomando conciencia de los momentos cuando tengo síntomas, y percatarme si el dolor físico es más grande o si el dolor emocional detrás de ellos los supera.


Me ha parecido un ejercicio revelador porque me doy cuenta que en la mayoría de las ocasiones los síntomas del Lúpus son más dolorosos de lo que es el dolor emocional. Sin embargo, con el Parkinson, si bien los síntomas más que dolorosos son físicamente incómodos, el dolor emocional que conllevan es más grande que dicha incomodidad física.


Y es que el Parkinson me da MIEDO. Miedo porque, a diferencia del Lúpus, el Parkinson no se duerme, va avanzando, en muchos casos lentamente y más cuando es Parkinson de Inicio Temprano (Personas con Diagnóstico de Parkinson a la edad de 45 años o menos) pero avanzando y eso me asusta.


Miedo con letras mayúsuculas que genera una gran incertidumbre en mí, porque veo y siento claramente el temblor de mi lado derecho, propio del Parkinson. Temblor que, aunque se controla con el parche con medicamento que me coloco, no se va del todo y que descontrolado me hace tirar cosas, no poder abrir nada o que me hace batallar para maquillarme, si un día me ven con la ceja toda movida hacia arriba o hacia abajo sepan que es hazaña de Parkin.


Miedo porque hay ocasiones en las que mi mandíbula está tan rígida y trabada que no me permite terminar de comer. Y hay complicaciones a nivel intestino que he tenido a causa del Parkinson, que también me generan miedo.


Miedo por pensar en el futuro, en cómo será la vida conforme avance el Parkinson.


Y es ese mismo miedo el que al final me impulsa a hacer un plan, un plan en el que probablemente probaré todas las opciones posibles para ayudarle a mi cuerpo a retrasar, lo más que pueda, el avance del Parkinson.


Y se que al final, voy a hacer de mi vida lo mejor posible con todo y el Lúpus y el Parkinson. Así tenga que ir bailando para ser Dani la bailadora en vez de Dani la temblorosa.


Nota: Si tienes Parkinson de Inicio Temprano únete al grupo que está en este blog de Parkinson de Inicio Temprano. He recibido mensajes de algunos de ustedes y la intención es generar una comunidad donde podamos apoyarnos.


121 vistas0 comentarios