google-site-verification=fT9P_U8116Bjoyp_s0vr2TgwRlX3M_-vTCC7MmnYN4w
 

Las lecciones de Lupita Parkin

Actualizado: 24 de dic de 2020

  1. Mi cuerpo es mi mejor amigo. Recuerdo que cuando todo esto empezaba estaba peleada con mi cuerpo, pensaba "qué pasa contigo cuerpo, por más que como bien, trato de no tener excesos y hacer ejercicio, te la pasas enfermo!!!!" Y estaba muy molesta porque no sabía qué más hacer. Ahora entiendo que mi cuerpo está librando grandes batallas y que si sigo viva es porque ha estado al pie del cañón cuidando y defendiendo el frente de cada batalla que he tenido. Mi cuerpo ha sido mi mejor aliado.

  2. La vida es para vivirse aquí y ahora. Ustedes dirán "eso lo aprendes de otras maneras", y puede ser que sí, pero no hay un recordatorio más efectivo para hacerte estar presente que el dolor. Y entonces, aprendes a disfrutar el dolor, y no me refiero de una forma masoquista, sino de una manera que estás tratando de relajarte, creando un ambiente de serenidad a pesar del dolor, haciendo lo necesario para estar bien y que te permita que esos momentos de dolor no le quiten vida a tu vida.

  3. Ser agradecido. Y seguro han escuchado esto en muchos lugares, podcast, pláticas o han hecho este ejercicio con su terapeuta. Sin embargo, hacer del agradecimiento tu lema de vida es una cuestión de hábitos que como todo hábito requiere disciplina y actitud. Es muy fácil dejarse llevar por lo negativo de tener 2 enfermedades como el Lúpus y el Parkinson, aún así estoy decidida a dar gracias todos los días por lo bueno que me pasa y por los aprendizajes de los malos momentos porque me han traído hasta donde estoy.

  4. Los doctores son humanos. No me malinterpreten, los médicos saben mucho en la mayoría de las ocasiones, no en vano han estudiado muchos años. Y muchos de ellos son grandes seres humanos y toparse con médicos así es lo mejor que te puede pasar como paciente. Aún así, todos los doctores son humanos y se pueden equivocar en su trato o estar en sus 5 min. y a veces, toca entender eso como paciente, pero eso sí, si algún doctor no te hace sentir cómodo con lo que te dice o hace, nada te debe detener de irte de su consultorio.

  5. Todos estamos atravesando batallas diferentes y ninguna batalla es mayor o menor que otra. Las batallas de todos son muy propias y así las vivimos todos. La actitud siempre hace la diferencia.


92 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo